Luisa Futoransky

Poeta Homenajeada: Luisa Futoransky

14 April, 2022

ARTE POÉTICA

 

Mezclar sin que se formen grumos

suave, con paciencia

pero con uno que otro golpe enérgico

indispensable

para llegar a puerto

y por milagro

despertar -otra vez-

hoy sin ayer

 

Tener en cuenta 

que cortada la nata ahuyenta

agriando el todo

sin remedio 

 

El poema

primer hervor

flor de sal

velo más tenue de rocío

y fulgor último de un arcoiris

anida miel

anida espanto

y machacona la cadencia 

remota del danzón

 

ORTODOXIA

 

las tierras ortodoxas

son de mucho disfraz y sombrero alto

llamado kukulión

olor a incienso

íconos  dorados

estepas para ululares carniceros

de lobos y de vientos 

coros con voces cavernosas

pascuas nevadas

oficiadas por popes y patriarcas

con energía a revender

 

grandes padres para pueblos pobres

sin olvidar

los promontorios soleados al sur

grandes lagos esmeralda

y rasguido de balalaikas 

tañidas por muchachones 

calzados con sonoras botas carmesí

 

ah las tierras ortodoxas

de knut y de mujik

de kolima, putin

y chernobil

 

LUCES QUE A LO LEJOS

 

Si Ud se fue durante cuarenta años, la mitad de su vida,

no hay vuelta posible.

Huyeron las orillas, las arenas, las veredas.

A los parasoles los barrió el viento.

El nuevo país envejece con uno y adopta nuestros propios tics.

Arraigo, desarraigo son palabras huecas. 

La realidad está en los huesos, las mareas

y las lápidas.

 

 

AL GARETE

 

En medio de la nada, pero cerca del cementerio, una cabina telefónica blanca con su teléfono antiguo de discado, negro.

La gente la llama, el teléfono del viento. La donó un viejo y la dejó tal cual en su propiedad que hizo pública.

Allí acuden los inconsolables de Otsuchi-cho, cerca de Fukushima para hablar con los que les faltan después del tsunami.

Miles son los que pasaron por allí confiando logros, carencias, pidiendo ayuda y consejo.

Si es que vienen, si es que tantos vuelven es que alguien responde al teléfono.

 

(Para recordar los 10 años del terremoto y tsunami de magnitud 9, 1 que provocó el accidente nuclear de Fukushima, Japón el 11 de marzo de 2011. En mi blog: lfutoransky.org)

 


Luisa Futoransky.

Escritora argentina. Desde 1981 reside en París. En Francia, durante diez años, fue conferencista en el Centro Pompidou de París y también, durante una década, periodista en la agencia de prensa AFP. Actualmente tiene a su cargo la edición en español de la revista trimestral Patrimonio Mundial de la UNESCO y realiza traducciones al español para El Correo de la Unesco. Ha sido becaria de la Guggenheim Foundation, Estados Unidos. y nombrada Chevalier des Arts et Lettres en Francia. Algunos de sus más recientes títulos incuyen: Humus…humus. Poesía (Editorial Leviatán, Buenos Aires, Argentina, 2021) y Los años argentinos 1963-1972. (Editorial Leviatán, Buenos Aires, Argentina, 2019). La edición, a cargo de Mariano Rolando, reúne cuatro volúmenes de poesía publicados en dicha década.